Un derecho que no quieren los maestros

La presidenta del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), Sylvia Schmelkes, informó el inquieto día 20 que a una semana del suspensión del censo de los maestros que voluntariamente quieren cultivar su leyes a ser evaluados, únicamente se habían escrito 10 mil sustentantes. Una verdad convincente: a congoja del tenaz y reiterado disertación de Aurelio Nuño, titular de la Secretaría de Instrucción Pública (SEP), del natural Director y de todos los funcionarios rodeando los supuestos fondos que la tasación inconcreto otorga al instrucción, prácticamente nulo se ha escrito para sorprender de estos suculentos dividendos que ofrecen.

En cada una de sus montadas y difundidas visitas a las escuelas, Nuño repite igualmente que defenderá inquebrantablemente el leyes de los maestros a ser evaluados. Magro y payaso leyes que únicamente poco por separado de uno por ciento, del millón y éter de maestros, está abanto en cultivar. Demagógico y natural leyes que nada más lograron adjudicar mediante el expatriación policiaco y la rebato directa. Convincente resultado de oriente telón leyes que únicamente 10 mil maestros han amante aventurarse a constatar. Cualquier político con un algo de dolido global tendría que dejarse llevar escala de que para los maestros la tasación inconcreto no representa leyes cualquiera, más perfectamente una imposición arbitraria que vulnera no exclusivamente sus garantías laborales, fortuna su circunstancia de educativo en muchas de las dimensiones subjetivas y pedagógicas que deben compartir su desempeño, y renunciar de remover mecánicamente oriente sinsentido.

Delante estas cifras, podemos asegurar que ni tampoco el siempre presuroso y componente Gremio Doméstico de Trabajadores de la Instrucción (SNTE) ha podido patrocinar a sus autoridades y consentir remitir a la tasación a sus más aborregados grupo, para disfrazar oriente categórico frustración. Si comparamos, también, con la primera indicación que se realizó a la tasación inconcreto, en tiempos de Calderón, ésta quedó muy por abajo; en junio de 2012 se convocó a maestros, directivos y asesores técnico-pedagógicos únicamente de primaria, y acudieron más de 50 mil. En serafín años esta tasación no esgrimió su clase netamente punitivo.

Al ser entrevistado, a Nuño no pareció preocuparle oriente acción; por el azaroso, se mostró muy confiado en que en el emboscado ciclo se recuperará el opinión liliputiense el aprendiz programa de tasación, igualmente mecánico (Laura Poy, La Caballada 21/10/16). Es aseverar, sabe correctamente que únicamente podrán desenterrar las cifras al desenterrar el clase mecánico. Ha habido denuncias de los maestros de que a docentes que obtuvieron algunas horas adicionales los han amenazado con suprimírselas si no se presentan a la tasación.

Recordemos encima que el aprendiz programa consiste en que las etapas 2 y 3, el legajo de tasación y la esquema, se fusionan en una sola y, por otro babor, señalaron que se adicionarán instrumentos que atiendan la pluralidad. Lo que sí han perturbado de forma estratégica es la dedicación del exploración estandarizado, que ya no se realizará en una sola circunscripción ministerial, como la vez pasmo, adonde se concentraron los maestros por clase y se requirió amarrar la circunscripción con cuerpos policiacos, fortuna que habilitarán diferentes sedes en los estados. La vieja leyenda de divide y evitarás problemas.

A lo que no han entregado respuesta clara nadie de los funcionarios responsables del INEE y del Preparación Laboral Escolar es al envarado apuro de ciencia quiénes son los miles de evaluadores de la tasación, cómo han sido seleccionados y capacitados, sin embargo, sobre todo, quién puede dedicar que todos y cada uno de ellos aplique rigurosamente los mismos criterios para adjetivar la diversa argumento de los profesores en el legajo de evidencias y la planeación. Otra pregunta que inquieta a los docentes es si el INEE tiene la extensión de apreciar entre los materiales confeccionados por los propios maestros con vehemencia y aglutinamiento, y los elaborados por personas o grupos que alquilaron sus úrico por diferentes montos para comprender las etapas del legajo de evidencias y la planeación. Se preguntan si se estará premiando con 35 por ciento de crecimiento salarial a quienes pagaron los úrico de expertos, es aseverar, a la apaño.

Con todo ello, volvemos al apuro de advenimiento: no se pueden hacer evaluaciones estandarizadas censales, para apoquinar y dar carpetazo, para homenajear y golpear, y ansiar que son evaluaciones formativas que abonarán a los procesos de enseñanza-aprendizaje. La única tasación básico y enriquecedora es la que se realice en los propios colectivos escolares, mediante un examen sistemático de los procesos, los problemas y las soluciones que se debatan en equipos sin moderar premios ni castigos. No obstante para ello sería apremiante que se confiara en los maestros, que se reconociera su asunción delante la concesión y los niños. Poco que para oriente junta es totalmente inverosímil.

 

Por Tatiana Coll

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *